miércoles, 30 de septiembre de 2009

LEON


Me habían convidado con un hombre
dijeron era fiel en su fiereza
de su paso las garras ajustando a las raíces
que se sepa que aquí donde pasa el que pasa
ni una hierba deja porque es el Rey de los Leones.

Miré con disimulo, así con el dejo de la escéptica.
Desafié con un elevar del borde de la pesquisa:
¿Será verdad lo que me cuentan?
Animosa porque sé del perfil de mis uñas y su filo
Yo gatubela para los comics, felina mañosa
cuando de ovillos la vida nos trata
marañosa y mimosa para devanar la hebra
pensé en darle cabida a esa grieta que vino
a partir el muro de mi jaula.

Ansiosa de las pretensiones pedí su foto
dibujé con mi yema el borde arpado de la sonrisa
la vegetación lujuriosa de esa agreste mirada
la dentellante melena oscura de su especie
que lo delata como al más macho del conjunto.

Cuando lo vi y lo observé me encaminé por la presa.
Apenas me olfateó, puso el hocico junto a mis inhibiciones
cuando golpeó mi cintura entre sus garras
y ubicó el desorden entre mis piernas
me arqueé a consecuencia del lomo.
Aquí mi pelo enfurecido provocando el despeluque de la noche
aquí pidiendo a gritos con los últimos gritos de una gata sin fuerza
y allí tironeada por eso extremos tan inamovibles de la razón
cuando la razón se pierde
verdaderamente supe
que no era un simple hombre
el salvaje animal de todas mis costumbres.

Fanny G. Jareton

1 comentarios:

Blogger Ana Muela Sopeña ha dicho...

Muy bello y sensual este y todos los poemas, Fanny.

Ha sido un placer leerte.

Enhorabuena
Un beso
Ana

12 de enero de 2010, 19:46  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal