martes, 28 de octubre de 2008

DOMINARME


Dominarme
del mismo amor ardiendo
del rictus que provoca quererte con alevosía.
Guardar mi mano, el puñal de la palabra
con que te invoco
la sal ritual y el vino con que te tomo hasta el irse.
Dominarme
del esperador y la espera
del fornicuspicio donde la lengua se mete por hurgarte
del recorrido por el otro, el mismo.
Dominarme
en tus cuatro puntos cardinales
la frontera del beso
el pudor que no existe.
Dominarme
ante la ingrimitud de tu perfume
ante lo todo, ahora, ya, gritado;
carne caliente, el tarascón, la sangre;
tu sangre en mi carne.
Dominarme
de tu instinto que afiebra mi fiebre
del ron con que tu voz embriaga a mis oídos
de la luz con que quiebra tu mirada mi horizonte.
Dominarme
en el límite de la queja
golpeando a guante box mi propio sabotaje
cuando tú vienes y contigo el vacío.
Dominarme
en la prisa por decir
en el llanto por callar
tu nombre de cualquier modo
en la estúpida con que te tengo acostumbrado.
Dominarme
en la demolición emocional con la que te entierro
en el dilatado corazón que tú comprimes
en los nudos que me ato para no olvidarte.
Dominarme
en la dominación de tanto impacto
para que seas vos el Implacable, el Rey tirano
de todos mis derrumbes.

Fanny G Jaretón

6 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Laberíntico, doloroso, espléndido... palabras que sutilmente provocan, que tenazmente intrigan... me encantó, Fanny, y gracias por haber pasado por mi poema.
Juan Carlos Rodríguez

3 de noviembre de 2008, 9:51  
Blogger Nersa Roa de Alvarez ha dicho...

tus versos son de una profundidad sensitiva extraordinaria, juegas con las palabras y encajas oraciones con sentido, tus palabras hablan de una piel que ama sufre y siente, excelentes... un saludo afectuoso Nersa.Venezuela.

Nota :el blog es hermoso , las imágenes hablan solas.

15 de noviembre de 2008, 2:33  
Blogger Gustavo Tisocco ha dicho...

ufff sólo Fanny puede escribir sutilmente así.
un abrazo Gus.

10 de diciembre de 2008, 15:56  
Anonymous Anónimo ha dicho...

pará, no sigas escribiendo así.
qué querés ¿que me suicide?
pués, lo hago, y me clavo el puñal de tu palabra hasta el fondo
del silencio, de mi artazgo
de no decir nada.

tao

2 de enero de 2009, 10:51  
Anonymous Criticismo ha dicho...

Mujer apasionada. Mujer total. Mujer sin meidas tintas y sin medias que calzar. Fresca y abierta con perfume a eternidad
Luis Herrero

8 de enero de 2009, 21:04  
Blogger azpeitia ha dicho...

Tus sentimientos son un río tumultuoso de deseos, sueños, reproches a la vida, que se cruzan y funden en remolinos y se precipitan por un curso seguro, definido, parece que a veces se pueden desbordar y perderse por los páramos de su cauce, pero son seguros saben su camino.
Nadie se atreve a decírtelo. eres genial, tienes los rasgos y estructuras de la genialidad que rozas continuamente y eres poeta de los pies a la cabeza...siempre tu amigo en la ingritud de Zuhaitz-Ondoan....azpeitia

27 de enero de 2009, 15:57  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal